sábado, 28 de octubre de 2017

Cruz Azul ya puede preocuparse por su clasificación a la Liguilla.

Cruz Azul ya puede preocuparse por su clasificación a la Liguilla.

La Máquina ligó su segunda derrota en fila (tercera en los últimos cuatro juegos) al caer 2-1 ante Tigres, descalabro que pone en juego su lugar en zona de calificación.

La baja en cuanto a resultados es una realidad en los celestes, aunque si se puede señalar a alguien en este duelo es a Ángel Mena, quien se fue expulsado y mermó el desempeño de los suyos.

El ecuatoriano vio una amonestación al minuto 22 y para el cierre del primer tiempo la segunda por tocar el balón con la mano dentro del área.

Esa marcación le dio a los felinos, además de ventaja numérica, un penal a favor que hizo válido Juninho para el 1-1 parcial.

Previamente los dirigidos por Paco Jémez iban viento en poca con el tanto de Francisco Silva apenas al minuto 5, tanto que le dio cierta tranquilidad al local.

Con el empate y la inferioridad numérica La Máquina salió más precavida en el complemento, reforzó la seguridad en sus líneas y sólo cuando estaba en una posición asequible se iba al frente.

El plan iba en marcha pero ahí llegó un segundo error y ahora de su capitán, Jesús Corona.

El arquero salió a despejar un centro en su zona pero el rechace fue con poca fuerza y le quedó a modo a Eduardo Vargas, quien sin más disparó a un arco abierto para el 2-1 al 53'.

Ahora era remar contracorriente y se debe resaltar que a pesar de todo Cruz Azul supo hacerlo dado que llegó a generar peligro al arco de Nahuel Guzmán pero le faltó el último detalle: meter la pelota a las redes.

Tigres se mantuvo en control y aunque tuvo sus sobresaltos por las aproximaciones contrarias al final se quedó con los tres puntos que lo ponen en segundo lugar y prácticamente en Liguilla.

A los celestes, actualmente en el lugar ocho, les queda ganar sus encuentros ante Morelia y Veracruz para no poner en riesgo su pasaje a la Liguilla, a la cual ya tiene tres sin aparecer.