miércoles, 1 de noviembre de 2017

El bicampeón de Europa vivió una auténtica pesadilla en su primera visita a Wembley.

El bicampeón de Europa vivió una auténtica pesadilla en su primera visita a Wembley.

El Real Madrid sufrió una dolorosa derrota 3-1 ante el Tottenham, que así tomó el liderato del Grupo H, avanzó a Octavos de Final de la Champions League e hizo más aguda la crisis de los Merengues, que apenas el fin de semana cayeron en la Liga española ante el modesto Girona.

El club español, que visitaba por primera vez el mítico estadio londinense de 115 años de historia; sufrió ante los Spurs, que consguieron el triunfo con un doblete de Dele Alli (27' y 56'), y uno más de Eriksen, al 65'.

Por eso la cara de frustración de Cristiano Ronaldo, que apenas pudo hacer alguna jugada diferente; por eso el presidente Florentino Pérez resoplaba desde un palco, y el ex figura blanca, Raúl González, impávido, con el rostro adusto, miraba el cotejo.

Alli abrió el marcador al 27' antes de que ampliara la ventaja ante una pasiva defensa blanca, liderada por Sergio Ramos.

Fue el zaguero quien desvió un remate de Alli, luego que éste dejó en el camino con dos amagues a Nacho.

Eriksen cerró el marcador para el club de la Premier League al definir con disparo cruzado una asistencia de Harry Kane, en otro contragolpe del local.

El Madrid intentó, más por la banda izquierda con Marcelo, que al final atinó sólo a tirarse clavados buscando una falta, hasta que Cristiano Ronaldo, que llevaba varios disparos a manos del arquero Hugo Lloris, logró rematar tras una serie de rebotes, al 80'.

Ni los ingresos de Marco Asensio y Borja Mayoral, al 73', consiguieron modificar la historia, por lo que los Merengues dejó en 30 su racha de partidos sin perder en Fases de Grupo del torneo continental.

El club madridista no caía en esta ronda desde el 2012.

El Tottenham llegó a 10 puntos como líder del sector H y ya está en Octavos de Final, mientras que el Real Madrid se quedó con 7.