viernes, 27 de octubre de 2017

Pumas se vio humillado en el juego que más a modo tenía en la recta final de la temporada.

Pumas se vio humillado en el juego que más a modo tenía en la recta final de la temporada.

Luego de jugar al tú por tú ante el Monterrey, líder de la competencia, los universitarios fueron goleados 3-0 por el Puebla, equipo con el que a lo largo del torneo se compartió el sótano de la Tabla de Posiciones, pero que ahora los utilizó, incluso, para tomarse un respiro en la porcentual.

Fue el peor encuentro durante el periodo de David Patiño como técnico universitario. Planteó un equipo que no le bastó con la garra, ésa que ha sido su mejor pretexto para darle una nueva cara al equipo, pero que ayer sufrió con el ordenado 11 poblano.

Los auriazules tuvieron la primera oportunidad de irse al frente con un disparo cruzado de Jesús Gallardo al 13' pero cuatro minutos más tarde Jesús Escoboza se anticipó a la marca en el área chica para poner el 1-0.

El gol despertó al Club Universidad que respondió con una volea de Abraham González al 26', que fue desviada de forma espectacular por Moisés Muñoz.

Para el complemento Patiño echó mano de Alan Acosta, quien revolucionó al equipo con un par de jugadas en las que dejó rivales tirados pero que no fueron aprovechadas por sus compañeros, y, cuando mejor jugaban los Pumas, Josecarlos Van Rankin cometió un penal bien capitalizado por Francisco Torres al 61'.

Con los dos goles en contra el técnico felino le dio entrada a Nicolás Castillo que volvió a las canchas después de lesionarse en la jornada 9, pero sólo duró siete minutos pues ofendió al árbitro y vio la roja.

Ya con todo el equipo rival al frente, Jerónimo Amione se quitó a tres jugadores en el medio campo y cedió para Francisco Acuña que dejó en el terreno a Van Rankin y definió con categoría para el 3-0.

El Puebla dio un duro golpe en el cierre de torneo y se puso en el lugar 14 con 15 unidades, mientras que Pumas no saldrá del último lugar con sus 11 puntos.